Paginas

8/12/09

QUE BONITO ES EL MAR, PERO...

Ya he vuelto del crucero. Del crucero asesino. He vuelto con un esguince y habiendo pasado dos días enteros vomitando sin parar. Aghhhhhh.
¿Sabeis esas veces cuando el barco se mueve mucho?, ¿esas veces que el estomago te hace "gruuug-graaaagh" y sube y baja?, ¿esas veces que piensas en porqué carajos te has comido de postre tooooda esa tarta de crema y chocolate y helado y .....? Pues entonces ya sabeis de que os hablo.
Lo mejor; pasarme la mitad del crucero con un tobillo esguinzado, con lo cual fuí con la muleta a todas partes y no podía ni ir a buscar mi propia comida al bufet (porque no podía llevar en una mano el plato y con la otra servirme. Maldita muleta de los coj**es). Encima el cabrón del medico del barco me sabló 63eurazos por mirarme el tobillo, tocarmelo con la punta del dedo como a quien le da asco, y decir con tono solemne "si, es un esguince". Toma, eso ya lo sabía yo.... pero vendamelo, pedazo de... de.... VENDAMELO YAAA!. Pues no, ni venda ni nada. El tío se pasó media hora buscando potingues y chorradas varias que no necesitaba y que luego me cobró (pago directo a mi tarjeta de credito, oiga....) y ni vendarme el tobillo hizo. Ala, si llego a saber eso yo tambien me hago médico y me voy a trabajar a un barco (ah, no.... que con lo mucho muchisimo que vomité, me gastaría el sueldazo en biodraminas).
En fin, que la costa francesa, Florencia, Roma y todo eso muy bonito. La comida a cantidades industriales. La bebida y el alcoholazo, todo el que quieras y más. Pero yo no vuelvo a montarme una semana entera en un barco ni loca... como me llamo María de las Azucenas del Monte Pelado. He dicho.