Paginas

18/6/11

Mi abuela Catalina.

Catalina era un nombre que no me gustaba. Me parecía el típico nombre de pueblo. Un nombre de segunda mano de tan utilizado que es. Un nombre poco bonito. Hace cosa de unos años, cuando mi abuela Catalina se quedó a vivir en casa de mis padres porque estaba viejita, el nombre empezó a gustarme, poco a poco. Sigo pensando que es un nombre típico  y muy usado, pero ahora considero que es un nombre para una mujer con gran personalidad y carácter. CATALINA, así lo digo, con la boca bien grande. Rollo "Aquí estoy yo!".

Mi abuela nunca ha sido una persona cariñosa. Solo ha tenido dos nietos, mi hermano y yo. Y nos ha querido siempre con locura. Claro, a los nietos siempre se les quiere.  Pero en sitiodondevivo la gente autóctona no se caracteriza (o al menos antiguamente) por ser cariñoso o afectuoso. Eran personas bastante secas y como además la vida era muy dura y lo que se enseñaba de generación en generación era currar currar y currar y matarse para sobervivir, lo de los achuchones, besitos o carantoñas no lo tenían muy visto en casa.

Mi abuela Catalina es alta, delgada y arrugadita como una pasa. Con la piel curtida por el sol y el trabajo en el campo y a la vez fina y quebradiza por la vejez.
Ha sido siempre una curranta. De joven se levantaba antes de salir el sol y cargada como una mula caminaba más de 25km hasta un campo para segar hierba para dar de comer a los animales que tanían en casa. Y al día siguiente (si, se quedaba a dormir por ahí) caminar los otros 25km de vuelta, más cargada aún.
Su juventud no fue fácil. Venía de una familia humilde que trabajaba el campo y se casó con un hombre rudo y poco hablador. El problema es que a la vez que se casó con él también lo hizo con la madre malvada de éste. 
Tuvo tres hijos y mucha paciencia y buen hacer para aguantar a una suegra tirana, a un marido que defendía a su madre, a un hijo y dos hijas que peleaban a todas horas. Conseguir sacar adelante a la familia aguantando desplantes, afrontando la hambruna de esa época.
Sabía coser y trabajó en casa durante mucho tiempo haciendo trajes para los Señores de la ciudad. Era buena costurera. Siguió cosiendo para ella hasta que hace años la vista le empezó a fallar como a casi todos los abuelos.
Sufrió lo que una madre no debería sufrir nunca. Hace ocho años su hijo mayor murió. No ha habido ni un solo día desde entonces que no se haya acordado de él y le haya llorado.
Hace cuatro años, con 89 "añitos" resbaló y se rompió la cadera. Pensamos que no saldría de ésa. Pero bien que salió. Como una campeona, porque viejita si, pero inútil no. Y no hay nada que le de más rabia a la abuela Catalina que ser una carga. Y por narices consiguió volverse a valer por si sola. 
Empezó a vivir en casa de mis padres  y aparte de convivir con ellos y con mi hermano también lo tuvo que hacer con Sustru. A ella nunca le han gustado los perros, pero Sustru (ya sabéis) es especial. Acabó queriendole mucho. Y cada mañana Sustru la va a ver a su cuarto. Y cada tarde de invierno se quedan juntos cerca de la chimenea mientras ella mira (que no oye) la telenovela (que luego te explica porque aunque no lo oiga, entiende toda la trama.... más liste que nadie!).
Mi abuela Catalina nunca ha sido una persona cariñosa. Nunca le he oído decir a nadie que le quiere. Pero a Sustru si. Cuando él le pone la cabecita sobre el regazo y le lanza lametones meneando la cola ella le dice "Siiii, yo te quieeeero, muy bieen. Que sii, que también te quiero!". Pura ternura.
Mi abuela nunca me ha dado un achuchón, ni me ha venido a dar un beso. Nunca me ha dicho que me quiere. Mucho mejor que eso. Me lo ha demostrado a su manera. Ya he dicho que en sitiodondevivo la gente es muy reservada y son políticamente correctos. No demuestran sus emociones demasiado. Pero hubo un día que nos quedamos la abuela y yo solas y  tuve la necesidad de saber cosas sobre ella, la familia, sus sentimientos de juventud, si fue feliz, si hubiera cambiado algo. Se que todo lo que hablamos esa tarde era la primera vez que se lo contaba a alguien y estoy segura que nunca lo ha vuelto a contar. Podría haber evitado el tema, decirme que no quería hablar de ello, pero fue tan sincera conmigo, como tu mejor amigo cuando te confiesa sus secretos más intimos, hubo tanta confianza que me llenó de puro amor. Tanta complicidad. Creo que es el momento más especial que he vivido con ella. Eso y cuando me hacía huevos fritos con patatas cuando era una cría! Los mejores huevos fritos del mundo!!

Hoy me he despedido de la abuela Catalina. Ayer se fue  y dejó de sufrir por la muerte de su hijo, por los dolores de su cuerpo envejecido y llagado, por pensar que era una carga. Han sido 92 años y medio de vida intensa, de muchas penurias y malos momentos. Pero también de muchas alegrías y experiencias emocionantes.
Mi abuela Catalina nunca fue una persona cariñosa, pero se ha ido llena de amor y cariño.

11 comentarios:

  1. Jo, pequeña...un beso muy fuerte.

    Eres afortunada por haberla tenido tanto tiempo contigo, y por aprender a través suyo, que hay otro tipo de amor, más callado y de menos aspaviento, que no por eso es menos fuerte.

    Más besos.

    ResponderEliminar
  2. Precioso y emotivo relato! Como toda buena historia ha tenido un final inesperado que no esperaba según leía....
    Sé que perder una abuela así es un palo....Te mando un beso grande!!

    ResponderEliminar
  3. Un besazo muy grande para ti y otro para CATALINA donde esté.
    Has sido muy afortunada disfrutando de ella tantos años, ahora estará contigo para siempre.

    ResponderEliminar
  4. Gracias :)

    Hasta Sustru está raro porque no sabe donde está. Ley de vida, que dicen.

    Muacks.

    ResponderEliminar
  5. Que homenaje tan bonito le has hecho a tu abuela. Es precioso, escribes muy bien. Siento que la hayas perdido. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Un besazo enorme. Es muy duro perder a una persona a la que quieres, y especialmente a alguien que te quiere tan incondicionalmente como una abuela. Un post precioso. Un beso y cuídate.

    ResponderEliminar
  7. Un beso muy fuerte. Se hace cuesta arriba cuando pierdes a alguien a quien quieres, a mi aun me queda una abuela, la que me crió de niña y tanto me ha enseñado. Ojala si tengo nietos nos parezcamos un poquito a ellas.

    ResponderEliminar
  8. Un abrazo nena!. Yo tengo a mis abuelos a 3. Me falta la que me cuido de pequeña, mi AMAMA con letras mayusculas y si, se pasa mal.
    Acuerdate de tooodo lo genial y atesora todos los momentos que te han hecho feliz con ella.
    Besos... campeona.

    ResponderEliminar
  9. Lo siento mucho... al menos pudiste tener grandes momentos con ella. Me ha encantado el texto ;-)

    http://vnksecrets.blogspot.com/

    ResponderEliminar